Clásicos del automóvil reciclados con latas de bebida

7/2/2017

Sandy es un dibujante inglés que posteriormente se formó como profesor de tecnología y emigró a Nueva Zelanda, donde participó en competiciones de aeromodelismo, coches clásicos y motos. Con 40 años empezó a tocar el bajo con una banda local durante 12 años, lo que lo llevó a diseñar instrumentos de cuerda.

Un accidente que lesionó su muñeca le obligó a dejar su trabajo y la música. Sin embargo, las latas de bebida que iba a tirar al contenedor de reciclaje lo inspiraron a crear estos originales coches reciclados.

Sandy había visto aviones reciclados a partir de latas pero utilizando el aluminio liso a la vista. A él le pareció mucho más interesante dejar los dibujos a la vista para mostrar el material utilizado.

Sus coches reciclados, que tienen claramente detallado el depósito, las ruedas, el volante, el asiento, el tubo de escape y demás partes de un coche, le llevan unas 40 horas de realizar y con ellos ha obtenido gran éxito. Los vende entre 1500 y 2000 dólares.

Según explica Sandy lo más importante a la hora de hacer uno de estos coches reciclados es el modelo que se quiere representar y las latas que se quieren reciclar. Los coches con muchas curvas son mucho más complicados de realizar. Las latas van a determinar los colores del coche.

El tamaño del coche viene fijado por el tamaño de las latas que decide reciclar en cada caso. Cada rueda esta hecha por los dos extremos de una lata. A partir de ahí se escala el resto del coche.

Desde su primer coche reciclado ha ido mejorando los modelos. También vende los planos detallados de sus diseños para quien quiera hacerlos y expone en su web algunos de los coches que otras personas han hecho con sus planos.