Especies amenazadas recicladas por Washed Ashore

1/6/2017

Cuando se dio cuenta de las inmensas cantidades de desperdicios de plástico que había en las playas del sur de Oregón, Angela Haseltine cambió su rumbo como artista.

Cuanto más aprendía sobre la situación del océano, más se motivaba por hacer algo al respecto. Consciente de que muchos animales marinos mueren al confundir plástico con comida o enredados en redes y otros desechos plásticos, comenzó a reclutar ayuda de voluntarios locales, que llegaron a ser cientos, para limpiar las playas y reciclar todos los desperdicios en grandes esculturas de animales marinos en peligro. Así se creo Washed Ashore.

Hoy en día Angela dirige a un equipo de empleados y cientos de voluntarios con el objetivo de crear un impacto global para inspirar con sus esculturas recicladas a gente que quiera tomar acción y evitar contribuir al daño del medioambiente.

Las esculturas recicladas de Washed Ashore están hechas con una gran variedad de plásticos encontrados en la playa y representan las valiosas especies de vida marina más amenazadas por la contaminación.

Suelas de calzado, neumáticos, encendedores, botellas de aceite de coche, botellas de agua, botas, flores de plástico, botellas de detergente, tapas, juguetes de playa, redes... y muchos otros desperdicios son utilizados para dar forma a las grandes obras de arte reciclado que intentan crear conciencia medioambiental.

Estas piezas de arte reciclado únicas son parte de una exposición itinerante que incluye programas que fomentan la reducción, la reutilización y el reciclaje.

Además de su arte reciclado, Washed Ashore también ofrece distintos programas educativos que promueven la comprensión del problema de los desperdicios marinos.

Angela asegura que este esfuerzo, con el que crea verdaderas obras de arte recicladas, es su vocación y "hasta que se nos acabe el plástico de la playa, seguiremos haciendo nuestro trabajo".