Robots, humanos y chatarra de Philippe Bousquet

29/5/2017

El francés Philippe Bousquet cambió su carrera de arquitecto por la de artista y diseñador en 1997.

Realizó sus primeras obras de arte con materiales y metales preciosos pero cuando se trasladó a Sudáfrica en 2004 su mentalidad empezó a cambiar. Cada vez se hizo más consciente de los problemas que causa la minería tanto en las personas como en las comunidades y el medioambiente.

En 2008, encontró la manera de realizar su pasión artística evitando los efectos negativos de su producción y por primera vez produjo su primera escultura reciclada con metal.

Su motivación es llegar a la consciencia de la gente para que vean más allá de las obligaciones, el consumismo, la política... Y se planteen si van a donde realmente quieren ir tanto a nivel individual como social.

Desde entonces ha ido añadiendo otros materiales a sus obras entre las que se pueden encontrar libros, trozos de madera o bombillas. Sus esculturas recicladas con chatarra están montadas mecánicamente, sin utilizar soldaduras.

Además de crear sus esculturas recicladas, Philippe también dota a cada una de ellas de historia y carácter propios como El Perro Rojo que siempre es amigable, La Chica Punk que recorre la ciudad con sus amigos, o el Robot Murray que se cuestiona la diferencia entre amor y sexo y cómo nos respetamos o faltamos al respeto.

Philippe ha expuesto frecuentemente con el Sindicato del Sur, con el que está afiliado, y en el Museo de Diseño Africano de Johanesburgo.