Sharmanka Theatre

28/2/2017

El teatro reciclado de Sharmanka cuenta las divertidas y trágicas historias del ser humano que lucha contra el implacable ciclo de la vida y la muerte. Es todo un mundo de fantasía y realidad.

Sharmanka es un teatro formado por esculturas recicladas mecánicas creado por el escultor Eduard Bersudsky, la directora de teatro Tatyana Jakovskaya y el diseñador de luz y sonido Sergey Jakovsky.


La historia del teatro

Eduard Bersudsky es un artista visionario nacido en Rusia en 1939 que empezó a esculpir cuando era joven y más tarde formó parte del movimiento de arte no conformista que quería evitar el control de la ideología soviética oficial.

Cuando conoció a Tatyana Jakovskaya fundaron el teatro Sharmanka Kinetic hecho con los mecanismos reciclados que creaba Eduard y a los que se añadió música, luz y juego de sombras. Con solo trece años Sergey Jakovsky se unió al equipo y gradualmente se convirtió en responsable de sonido y luces.

Debido a la falta de apoyo al arte en Rusia, Sharmanka fue llevado a Glasgow en 1993 donde ha tenido un gran éxito recibiendo una gran cantidad de visitantes cada año. Sus creadores han recibido reconocimiento mundial y han expuesto sus esculturas cinemáticas recicladas en diferentes países.

Los materiales de reciclaje

Entre muchos otros materiales, para el reciclaje de sus esculturas Eduard utilizó restos de muebles tallados, viejas campanas, cadenas, ruedas de máquinas de coser Singer y motores viejos robados por amigos en fábricas o conseguidos en el mercado negro a cambio de vodka.

El simbolismo de las esculturas recicladas

Los trabajos de Eduard están cargados de simbolismo. En ellos se puede observar una gran cantidad de campanas, prohibidas en el régimen soviético. Los organillos que en Rusia se utilizan como símbolo de esperanza y paciencia. La torre de Babel evocando la falsa ilusión de tantas personas que piensan que deben estar en el poder (en esta escultura están representados Lenin y Stalin) y otras esculturas que representan la historia de Rusia y los recuerdos de su niñez.

Eduard no se planteaba exhibir sus esculturas ya que el régimen las consideraba ideológicamente incorrectas. Afortunadamente, tras muchos años de su creación las esculturas cinemáticas recicladas de Eduard siguen expuestas en el Sharmanka Theatre.